Cajón de sastre

unpensadoranonimo:

Como indica maese yodiscrepo:

pacienciaras:

Documental: como robar a un africano. (24’39”)

Este documental muestra cómo Gran Bretaña, roba los recursos naturales de los países africanos y niega pagar lo que les debe sobornando a los gobiernos, manteniendo a estos países potencialmente ricos en la pobreza absoluta.

Paradójica la situación de Sierra Leona, uno de los países más pobres del mundo, pero que a la vez es rico en recursos naturales como los diamantes o el hierro, y que se ve obligada, como sus propios paisanos dicen, a suplicar dinero al inversor extranjero.

finofilipino:

Sigamos criminalizando a los que se llevan las migajas para subsistir, mientras los trozos gordos del pastel se los siguen llevando los mismos impunemente.

Tweet enviado por KaskinaFina.

jlprieto:

Nacionalización de las pérdidas y privatización de los beneficios. Esto ni siquiera es capitalismo.

jlprieto:

Nacionalización de las pérdidas y privatización de los beneficios. Esto ni siquiera es capitalismo.

elderean:

El modus operandi del imperialismo es tan sencillo como:
1. Identificar un país con recursos naturales. 2. Hacer que este suscriba, a través de un gobernante corrupto, un préstamo con las grandes entidades financieras mundiales, públicas o privadas. 3. Pagar con ese dinero infraestructuras o equipamientos que construyen las corporaciones del primer mundo y que benefician solo a una minoría. 4. Aumentar lo máximo posible el endeudamiento de ese país hasta que no pueda devolver el préstamo. 5. Proponer entonces la renegociación de la deuda a cambio de una cesión de soberanía para instalar bases militares, de una venta de derechos sobre las reservas estratégicas, de una privatización a buen precio de las empresas públicas, de un voto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas… 6. En definitiva, aceptar el quid proquo de lo que se llama la «condicionalidad» o el «buen gobierno», una forma de rapiña amparada por los organismos internacionales.
La más cruel de las certezas / Mario Pérez Antolín.- Baile del sol, 2013

elderean:

El modus operandi del imperialismo es tan sencillo como:

1. Identificar un país con recursos naturales.
2. Hacer que este suscriba, a través de un gobernante corrupto,
un préstamo con las grandes entidades financieras mundiales,
públicas o privadas.
3. Pagar con ese dinero infraestructuras o equipamientos que
construyen las corporaciones del primer mundo y que benefician
solo a una minoría.
4. Aumentar lo máximo posible el endeudamiento de ese país
hasta que no pueda devolver el préstamo.
5. Proponer entonces la renegociación de la deuda a cambio de
una cesión de soberanía para instalar bases militares, de una
venta de derechos sobre las reservas estratégicas, de una privatización
a buen precio de las empresas públicas, de un voto en
el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas…
6. En definitiva, aceptar el quid proquo de lo que se llama la
«condicionalidad» o el «buen gobierno», una forma de rapiña
amparada por los organismos internacionales.


La más cruel de las certezas / Mario Pérez Antolín.- Baile del sol, 2013

nevver:

Jilly Ballistic
La crisis griega no inquieta a las grandes empresas

deatenas:

image

Prensa Latina

Tras seis años de recesión económica la crisis en Grecia parece no afectar a las grandes empresas que vieron aumentar sus beneficios en 26 por ciento durante el último ejercicio, según datos publicados por la consultora ICAP. De acuerdo con los resultados financieros obtenidos en 2012, las 500 empresas más rentables del país aumentaron su volumen de negocios en 4,5 por ciento, mientras que el beneficio bruto de explotación ascendió un espectacular 44,3 por ciento con respecto al año anterior.

Read More

spainonymous:

1.427.355.000.000 euros suman todas las ayudas públicas a la banca en España.Si lo repartimos entre 47 millones de españoles = 30369€/persona

spainonymous:

1.427.355.000.000 euros suman todas las ayudas públicas a la banca en España.

Si lo repartimos entre 47 millones de españoles = 30369€/persona

elderean:

La privatización de las empresas publicas
"…Gran parte de las inversiones extranjeras agregan poco a nuevos sistemas productivos o distributivos debido a que están dirigidas a la compra de empresas públicas privatizadas ya existentes, en forma directa o a través de la toma de control de ellas por parte de capitalistas nacionales privados. La transferencia de la titularidad, que pasa del Estado al capital privado/extranjero, hace aumentar los egresos de ganancias que, con anterioridad, se devengaban al tesoro nacional o eran reinvertidas en la economía local. La privatización es parte de las políticas de ajuste estructural impuestas por el FMI y el Banco Mundial como condiciones para la refinanciación de los pagos de la deuda. Las ventas de los activos nacionales carecen, con enorme frecuencia, de la debida transparencia, y se realizan a un valor mucho menor que el de mercado, y a muchísimo menos de su valor para la población autóctona. En otras palabras, la privatización ha servido para crear una clase de capitalistas u “oligarcas” que no realizan ninguna de las “tareas” relacionadas con las empresas capitalistas: no invierten en capacitar a la mano de obra, ni en infraestructura, y tampoco innovan ni fortalecen nuevos mercados. La privatización en el contexto de los países antes comunistas y nacionalistas se parece mucho más a un saqueo que a una inversión. El proceso de privatización sigue uno de dos caminos: la compra directa por parte de capitales extranjeros o el robo de los bienes públicos por parte de ex gerentes del Estado y / o sus mafiosos-oligarcas; es decir, la emergente “burguesía nacional”. Durante una segunda fase, muchos de los oligarcas nacionales venden parte de sus acciones, o todas, a capitalistas o empresas multinacionales extranjeras. Estos ” incentivos” políticos para el capital extranjero y los grupos oligárquicos se justifican por el dogma ideológico del “libre mercado” enarbolado por la élite gobernante, o por referencia a la impresionante cantidad de estudios encargados y preparados por organizaciones internacionales como el Banco Mundial y la OCDE……En el proceso que desemboca en la privatización de los activos públicos, los inversores extranjeros exigen, por lo general, que el Estado asuma los costos de la “transición” (vale decir, el de despedir a trabajadores, el de abonar jubilaciones o indemnizaciones) y que brinde diversos incentivos, incluida la abolición de los controles reglamentarios en materia de fijación de precios; además, que el gobierno asuma las deudas contraídas por la empresa puesta en subasta pública, que otorgue un diferimiento en los impuestos y un “acuerdo ventajoso” respecto de los pagos de regalías…A fin de crear un clima político que propicie la privatización, por lo general el Estado desinvierte en las empresas públicas, las descapitaliza y las hace incurrir en déficit a través de políticas de altas tasas tributarias, todo lo cual desemboca en el empeoramiento de los servicios públicos con el objeto de provocar el descontento popular hacia el sector público. Una vez provocadas las deudas y los déficits por parte del Estado, los sistemas de transporte público se venden a precios bajos a inversores extranjeros, a quienes se estimula con promesas de aumentos de tarifas, concesiones impositivas, una menor cantidad de personal y recortes en las rutas menos rentables. Pero, lo que es mas importante, no se implementa ningún sistema regulatorio independiente para controlar los inevitables abusos de las inversiones extranjeras.
Puede solicitar en préstamo esta obra :Juicio a las multinacionales : inversión extranjera e imperialismo / James Petras y Henry Veltmeyer. - Madrid : Editorial Popular, D.L. 2007

elderean:

La privatización de las empresas publicas

"…Gran parte de las inversiones extranjeras agregan poco a nuevos sistemas productivos o distributivos debido a que están dirigidas a la compra de empresas públicas privatizadas ya existentes, en forma directa o a través de la toma de control de ellas por parte de capitalistas nacionales privados.
La transferencia de la titularidad, que pasa del Estado al capital privado/extranjero, hace aumentar los egresos de ganancias que, con
anterioridad, se devengaban al tesoro nacional o eran reinvertidas en
la economía local.
La privatización es parte de las políticas de ajuste estructural
impuestas por el FMI y el Banco Mundial como condiciones para la
refinanciación de los pagos de la deuda. Las ventas de los activos
nacionales carecen, con enorme frecuencia, de la debida transparencia,
y se realizan a un valor mucho menor que el de mercado, y a
muchísimo menos de su valor para la población autóctona.
En otras palabras, la privatización ha servido para crear una
clase de capitalistas u “oligarcas” que no realizan ninguna de las
“tareas” relacionadas con las empresas capitalistas: no invierten en
capacitar a la mano de obra, ni en infraestructura, y tampoco innovan
ni fortalecen nuevos mercados.
La privatización en el contexto de los países antes comunistas y
nacionalistas se parece mucho más a un saqueo que a una inversión. El
proceso de privatización sigue uno de dos caminos: la compra directa
por parte de capitales extranjeros o el robo de los bienes públicos
por parte de ex gerentes del Estado y / o sus mafiosos-oligarcas; es
decir, la emergente “burguesía nacional”. Durante una segunda fase,
muchos de los oligarcas nacionales venden parte de sus acciones, o
todas, a capitalistas o empresas multinacionales extranjeras.
Estos ” incentivos” políticos para el capital extranjero y los grupos oligárquicos se justifican por el dogma ideológico del “libre mercado” enarbolado por la élite gobernante, o por referencia a la impresionante cantidad de estudios encargados y preparados por organizaciones internacionales como el Banco Mundial y la OCDE……En el proceso que desemboca en la privatización de los activos públicos, los inversores extranjeros exigen, por lo general, que el Estado asuma los costos de la “transición” (vale decir, el de despedir a trabajadores, el de abonar jubilaciones o indemnizaciones) y que brinde diversos incentivos, incluida la abolición de los controles reglamentarios en materia de fijación de precios; además, que el gobierno asuma las deudas contraídas por la empresa puesta en subasta pública, que otorgue un diferimiento en los impuestos y un “acuerdo ventajoso” respecto de los pagos de regalías…A fin de crear un clima político que propicie la privatización, por lo general el Estado desinvierte en las empresas públicas, las descapitaliza y las hace incurrir en déficit a través de políticas de altas tasas tributarias, todo lo cual desemboca en el empeoramiento de los servicios públicos con el objeto de provocar el descontento popular hacia el sector público. Una vez provocadas las deudas y los déficits por parte del Estado, los sistemas de transporte público se venden a precios bajos a inversores extranjeros, a quienes se estimula con promesas de aumentos de tarifas, concesiones impositivas, una menor cantidad de personal y recortes en las rutas menos rentables. Pero, lo que es mas importante, no se implementa ningún sistema regulatorio independiente para controlar los inevitables abusos de las inversiones extranjeras.

Puede solicitar en préstamo esta obra :
Juicio a las multinacionales : inversión extranjera e imperialismo / James Petras y Henry Veltmeyer. - Madrid : Editorial Popular, D.L. 2007

Bancos de guante blanco

unpensadoranonimo:

Lleva más de un año sin trabajo ni prestación alguna. No maneja dinero negro ni trabajos ni “trabajillos” ni tiene padrinos ni valedores politicos. Forma de esa muchedumbre de parados españoles sin tribu y sin secta.

La carta semana recibió una carta intimidatoria de su banco - hace meses que dejo la cuenta con unos euros - en la que le amenazaban con llevarle a juicio si no pagaba en el plazo de diez dias los cincuenta euros que la inactividad de la cuenta bancaria habia genrerado. No porque ella hubiera dispuesto de un dinero que no era suyo, sino porque, sencillamente el banco cobra una comisión estandar, comision de mantenimiento, comision de liquidación e intereses varios por unas cuentas inactivas. Pero a esas comisiones e intereses eufemísticos - resulta cuando menos inmoral que se cobren réditos por una cuenta de saldo cero- se añaden otros cargos esponeciales de “excedidos” y, lo que es mas ruín, 35 euros por “reclamación de descubierto”. Es decir, uno tiene en el banco 100 euros que al cabo de unos meses “se evaporan”. Pero no queda la cosa ahí, una vez que la cuenta esta a cero, esta sigue generando unos intereses que e el banco no tiene rubor en declarar judicialmente, aunque uno jamás no haya dispuesto el dinero que se le reclama.

Las entidades financieras penalizan por no mover la cuenta; cobrán por una tarjeta jamás activada ni utilizada; aplican intereses usureros, deshaucian a los deudores y les reclama la deuda que luego recuperarán por duplicado con la venta de la vivienda.

Son los mismos bancos a los que los españoles hemos sacado de la quiebra con “inyecciones” millonarias de dinero público, los mismo que ofrecen préstamos baratos a los ricos y créditos onerosos a los pobres, que condonan sus deudas a los partidos políticos y chantajean a los particulares.

Esos bancos - que antes fueron cajas de ahorros gobernadas por partídos politicos, cuyos representantes se beneficiaron de píngües sueldos, dietas, gratificaciones y otras canonjías - han alimentado durante lustros estipendios y dispendios de su casta gobernante y han contribuido escandalosamente a la gran hecatombe económica que hoy sufrimos.

El informe del Tribunal de Cuentas correspondiente al año 2007, en su página 22, da cuenta de una deuda a los partiudos políticos a los bancos de 226,7 millones de euros, con el PSOE a la cabeza (59,7 millones)

Pero valga la memoria de los titulares de prensa para recordarnos la bondad de las entidades financieras para con los partidos políticos:

Juan Vellido - Publicado en el diario Ideal el pasado 31/08/2013